Operación Chamartín IV: La BBC entra en juego

Captura de pantalla 2013-10-16 a las 23.55.05

Empieza un nuevo año. Empieza un nuevo ciclo para la mayor obra de Europa. Para la ‘Operación Chamartín’. Hora es ya de que se haga. Para pronto es tarde. Pero, ya que es tarde, no corre prisa. La prisa sólo existe en las oficinas de Distrito Castellana Norte. Aunque podían haber atosigado y presionado a la corporación de la alcaldesa Botella. ¿Por qué no se aprobó con Botella la Operación Chamartín? Todos los estamentos eran del mismo color. Todos del Partido Popular. ¿Por qué se suspendió a última hora, en el último minuto? Dicen que por dos causas. Una, porque el presidente del BBVA, Francisco González, no le hizo la ‘reverencia’ a Aznar. ¿Qué clase de reverencia? ¡Ah! Ahí está el interrogante. Y dos, porque esta obra faraónica querían dejarla para que se pusiera la medalla doña Esperanza Aguirre. Se daba por casi seguro que sería la futura alcaldesa. Pero no. No fue así. Y bien que lo ha sentido doña Esperanza Aguirre. Aunque no se ha explicado demasiado, o nada, sobre este proyecto de Chamartín. Con lo que habla en la Gran Vía y de Chamartín no dice palabra. Sorprende.

Por el otro lado del campo el Ayuntamiento no tiene prisa. Ninguna. Tiene la llave maestra para empezar, pero no tiene prisa. Más prisa tiene el Ministerio de Fomento. Como los pasados días vencía el convenio que tiene con Distrito Castellana Norte (DCN), sociedad de BBVA y San José para desarrollar la ‘Operación Chamartín’, ya se lo ha renovado. Ya lo había anunciado el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, “prorrogaremos el convenio que tenemos con los promotores para dar suficiente tiempo a la negociación”. Quiere que el proyecto lo realice DCN. Que no haya un nuevo concurso. Al Ayuntamiento le da igual, por ahora. Total, que se reunieron el ministro y la alcaldesa, De la Serna y Carmena, y acordaron constituir una mesa de negociación. Con todas las partes en litigio. Ya se reunieron el pasado 19 de diciembre. Para nada, de momento. Volverán a reunirse en breve. ¿Quiénes forman la mesa de negociación? La BBC. Como en el fútbol. Tres delanteros con sus equipos respectivos detrás. Antonio BEJAR (B) por DCN. Juan BRAVO (B) por Adif, ministerio de Fomento. Y José Manuel CALVO (C) por el Ayuntamiento. La BBC de la Operación Chamartín. Empieza el partido.

B, de Antonio Béjar

Es el presidente de Distrito Castellana Norte. Es el creador de juego. El mayor y más interesado en que se gane el partido. A lo grande. Nada de miserias, ni por la mínima. Quiere que se desarrolle el partido con “unas características de ambición y de importancia como se merece Madrid”. “Es una operación (o partido) tan relevante para Madrid que tiene que estar fuera de toda duda su importancia”, manifestó nada más terminar la primera reunión técnica celebrada en el campo de la Cibeles.

El máximo ejecutivo de la compañía está muy satisfecho con el apoyo que los vecinos . “El señor del tercero B se entusiasma cuando le decimos que si esto sale adelante su hijo no tendrá que atravesar un descampado para ir al metro”. Béjar ha asegurado que “el bloqueo del Ayuntamiento a nuestro proyecto es tremendamente impopular” y ha criticado al equipo de Manuela Carmena por “dar la espalda a los vecinos y no pensar en los madrileños”. “Representamos a unos inversores que por responsabilidad no deben, ni pueden, ni van a invertir en proyectos que no tienen la rentabilidad adecuada”.

img_7110

De apellido salmantino y origen sevillano, Antonio Béjar lleva ya 25 años alejado de la Giralda, en cuyas proximidades creció. Tras estudiar derecho en su tierra, emprendió un periplo laboral de la mano de BBVA que le ha llevado a trabajar en nueve comunidades autónomas, si bien con Madrid como centro neurálgico familiar. Sevillano y sevillista, está casado y tiene tres hijos. Nacido muy a finales de los sesenta, conoce y admira Madrid lo suficiente como para aplaudir el carácter acogedor de la capital, un lugar en el que “se suavizan todas las pasiones que uno trae de su tierra”.

Béjar lleva casi dos años al frente de Distrito Castellana Norte (DCN), la sociedad participada por BBVA y la constructora San José que quiere llevar a cabo la quinta prolongación de la historia de la Castellana. Desde 2012 formaba ya parte del consejo de esta compañía, por lo que el proyecto no era ni mucho menos desconocido para él. Califica esta responsabilidad de privilegio, pero también tiene por delante un gran reto. El de impulsar un proyecto que lleva 20 años parado. “Pero como la vida profesional son retos, y que te planteen un reto también es un privilegio, pues aquí estamos”.

B, de Juan Bravo

Es el nuevo presidente de Adif. El trabajador del equipo. El encargado del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, de recuperar pelotas para Béjar. Para el pasador estrella. Es el punto de referencia para que no haya ningún descalabro y se termine perdiendo el partido. Será “el punto de referencia, la nueva estación de Chamartín, en la nueva etapa. Es barrer para casa, sin ayuda del árbitro. Porque el partido (la operación) hay que ganarlo en un “plazo razonable”. No se puede esperar a la prórroga. Mucho menos a que haya otro partido. Que lo mismo nos cambian al árbitro, a la alcaldesa. Porque hay rumores de compra del partido. Con antelación. Distrito Castellana Norte, o sea BBVA y San José, ya han pagado por adelantado a Adif. Esto ‘huele’ a compra de partido. Ya pagó 1.200 millones por los derechos de los terrenos y eso “no es objeto de negociación” tras la subasta pública. Así que hay que jugar el partido para contentar a la afición, a los ciudadanos del norte de Madrid.

Con bagaje en la estructuración y financiación de infraestructuras, así como en los modelos de colaboración público-privada, el último desempeño de Juan Bravo ha sido el de consejero delegado de Metro de Madrid. Ahora vuela alto. Dirige la empresa pública que administra la infraestructura ferroviaria del país. Es el principal brazo inversor del Ministerio de Fomento de la mano del desarrollo de la red de alta velocidad.

Juan Bravo es licenciado en Derecho y funcionario de carrera. Ha ocupado la dirección del departamento de gerencia de la agencia de evaluación y calidad de la Administración General del Estado (Aeval). Fue subsecretario del Ministerio de Justicia entre 2012 y 2014, y con anterioridad (entre 2003 y 2012) fue concejal de Hacienda y Administración Pública. Consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid a comienzos de la década anterior, puesto desde el que coordinó los procesos de estructuración y financiación de grandes proyectos de infraestructuras como la ampliación de Metro y de Metrosur.

Junto a Manuel Cobo estuvo pegado s Gallardón. Participó en el proyecto de la reforma de la M-30. Buen sitio para entrenar. Sabe de qué va el partido. ¡Lo que sabrá de la M-30!

Por recordar y hacer memoria. Bravo fue uno de los dirigentes políticos del Ayuntamiento de Madrid que estuvo presente en la reunión en la que, sin debate y en apenas 25 minutos, el Gobierno municipal de Gallardón aprobó el 26 de marzo de 2007 un aumento de gasto de 1.632 millones de euros a pagar en 32 años a la empresa Calle 30. Supuso encarecer en un 18,61% el presupuesto por el que se había adjudicado el proyecto estrella de Gallardón (el soterramiento de la M-30) dos años antes. Ahí es nada el personaje que va a dirigir Adif y a negociar la Operación Chamartín.

C, de José Manuel Calvo

El delantero centro. Quien debe rematar… y marcar. Por algo lleva la C… de Cristiano, de Calvo. Quiere un “calendario razonable”. Para no pasarse de forma, para que no se le vaya un remate fuera. Mientras, entre partido y partido, entre reunión y reunión, entrena la forma más brillante de colocarse, de enterarse del tema, para rematar.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid tiene un ‘curriculum’ académico excelente, pero nula experiencia laboral. El hombre que ha paralizado la Operación Chamartín tal y como la tenían diseñada BBVA y la constructora San José –el mayor planteamiento urbanístico existente en Europa, que preveía la inversión de 6.000 millones de euros– prácticamente ha estrenado su vida laboral con el cargo de mayor responsabilidad en el Ayuntamiento de Madrid.

José Manuel Calvo se licenció en Arquitectura en 2009, en la Universidad Politécnica de Madrid, carrera que inició en 2002. Un año después hizo un máster en proyectos arquitectónicos avanzados, y entre 2010 y 2014 el doctorado. En 2014 Calvo se presentó a un concurso de ideas organizado por el anterior gobierno municipal de Ana Botella para remodelar el Kilómetro Cero. Su proyecto, ‘Los lunes en Sol’, elaborado junto con Javier de Esteban Garbayo, José Manuel de Andrés Moncayo, y Ana Sabugo Sierra, fue preseleccionado, quedando en tercera posición. Se repartieron 6.000 euros de premio.

Él quiere rematar esta operación. Para cuando se acerque el verano. Para cuando se termine la liga. Quiere ser el titular. Sin cambios. No vaya a ser que remate Carmena o… Carmona o como se llame. ¡Qué lío de letras! Pero quiere ser él el rematador final porque Chamartín es “la pieza esencial de este desarrollo” y “no puede esperar más”. Esta liga la quiere ganar. Y con sus goles. ¿Quién rematará la Operación? La C. ¿Calvo, Carmena, Carmona…? Sigo con el lío de letras. Será cosa del nuevo año.

¿Quieres saber más de Eladio?  Captura de pantalla 2013-10-16 a las 23.55.05

Puigdemont busca paz y dinero en Madrid

Captura de pantalla 2013-10-16 a las 23.55.05

El President de Cataluña ha venido a Madrid en son de paz y buscando acuerdos para su referéndum. Que el Estado sea avalista. Que colabore. Pactar fecha y pregunta. Quiere una mesa de política, no asientos judiciales. Y ya que estamos en Madrid que Montoro, ministro de Hacienda, suelte la pasta. El dinero.

Entonces ¿qué quiere Carles Puigdemont? Se preguntaba el mundillo de la prensa y algunos empresarios, pocos, antes de recibir al President del Gobierno de Cataluña. Vender su propuesta de referéndum, parecía la respuesta más lógica. Pues no, aunque también. Quiere acuerdos con Madrid. Quiere que pronto haya un Gobierno en España para negociar. “Queremos sentarnos en un mesa política a negociar, no en el banquillo”, manifestó casi al final de su intervención , el President Puigdemont.

president.cat

president.cat

Su presencia en los desayunos de Europa Press en un hotel madrileño había creado expectación. Porque hace sólo unos días el Parlament de Cataluña aprobó la resolución para celebrar el referéndum para la independencia. Quieren seguir adelante con la desconexión. Pero la intervención del President causó cierta sorpresa por lo inesperado del tono y de las ofertas. En plan conciliador lanzó la oferta al gobierno español de “acordar detalles para la consulta” del próximo año, como la fecha del referéndum o la moratoria para futuras consultas, el porcentaje del voto que daría validez o la pregunta concreta que se haría a los ciudadanos catalanes. Sólo a los catalanes. “Se debe preguntar a los catalanes si desean ser independientes o no”, precisó. “Los europeos no votaron el Brexit, por lo que los españoles no deben votar la independencia” sentenció ante la pregunta de si deben votar todos los españoles. Añadió que “si la mayoría dice que no haya independencia así se hará. Aceptaremos los resultados” señaló Puigdemont. Su oferta nadie la recogió, a primera vista, porque no había nadie de las instituciones españolas ni del Gobierno, aunque esté en funciones. Es la segunda vez que el President se explica en la capital y no hay nadie institucional que escuche sus ofertas o sugerencias.

Destacó lo complicado que ve el futuro de un Gobierno español “tras dos investiduras fracasadas” y ve la situación política “todavía peor” que hace cuatro meses, por lo que sólo ve “una salida técnica en vez de política” para poner fin al bloqueo gubernamental. Aunque matizó que en cuanto se forme gobierno llamará al presidente para felicitarle y pedirle cita. Igual que si el rey Felipe VI lo considera oportuno también está dispuesto a dialogar. Concordia y puentes de unión. Diálogo y negociación. Todo lo que haga falta para negociar, aunque considera “un inmenso error” las acciones judiciales contra los miembros de la Generalitat como Mas, Homs, etc. Todo lo tratará con Pablo Iglesias, líder de Podemos, en un interesante almuerzo.

Se busca una solución política a la situación catalana y no una solución en los juzgados, destacó varias veces el President Carles Puigdemont. Negó ningún acuerdo con Pedro Sánchez y denunció que el Estado español no está comprometido con Cataluña. Busca acuerdos con el Estado español a pesar de los datos que asegura, según Puigdemont, que el independentismo ha crecido en 5,3 puntos. Perro la realidad no la cambia. Negociar en la mesa, no en los juzgados, vino a reclamar a Madrid el President de Cataluña.

¿Quieres saber más de Eladio?  Captura de pantalla 2013-10-16 a las 23.55.05