Prisioneros

Olga Diaz

La Cumbre de las Américas, que se celebra estos días en Panamá, nos deja titulares muy llamativos. Uno de los temas más copado por la prensa es el acercamiento de EE.UU. y Cuba, tras el anuncio el pasado diciembre del restablecimiento de las relaciones entre ambos países. Cuba lleva medio siglo embargada económicamente por el gigante americano, su enemigo más íntimo. Al hito que constituyó la foto de Obama y Raúl Castro dándose la mano en Sudáfrica durante los funerales de Mandela, se suma ahora la que se produjo anoche cuando el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su homólogo cubano, Bruno Rodríguez se estrecharon también la mano en un gesto cargado de simbolismo.

Telecinco

Telecinco

Pero más allá de ese simbólico gesto, las medidas aplicadas hasta ahora se antojan insuficientes y, sobre todo, denotan incoherencia por ambos lados. Los cubanos se preguntan cómo puede ser posible que su enemigo número uno, el imperialismo yanqui, contra el que el castrismo ha despotricado día sí y día también durante la friolera de más de 50 años, ahora se convierta en su aliado. Acostumbrados, como están, a las incoherencias de un régimen tan obsoleto como despiadado, se muestran descreídos antes las posibles medidas que la potencia americana les tenga preparadas.

Por parte de EE.UU., este repentino interés por suavizar sus relaciones con la isla caribeña evidencia el fracaso de la administración Obama en materia interna. Obama terminará su mandato a principios del próximo 2017 y necesita pasar a la historia de alguna manera, más allá de haber sido el primer presidente negro de los Estados Unidos de América. Y Cuba es perfecta para sus intenciones.

Pero, a efectos reales, ¿en qué va a cambiar la vida de los cubanos? De momento, en poco o más bien nada. Las llamadas a USA un poco más baratas, concesiones para que los yanquis puedan viajar a la isla de vacaciones y acceso a hacer negocios en un mercado inmobiliario de lujo con el que un cubano no puede ni soñar. Recientemente, he tenido la suerte de pasar unos días en La Habana y de constatar, una vez más, que el tan anunciado cambio se antoja una quimera que nunca llega. Los cubanos mantienen su situación de ciudadanos de tercera en su propio país, mientras los extranjeros vivimos en la economía occidental dentro de la isla gracias al surrealista invento del peso convertible (CUC), sin ningún tipo de reconocimiento monetario oficial fuera de las fronteras cubanas.

plaza de la Revolución_olgadiaz

Olga Díaz

 

El pueblo cubano continúa haciendo colas para abastecerse con una cartilla de racionamiento exigua, resolviendo su vida como puede para sobrevivir cada día, con sus sueldos miserables que, en el mejor de los casos, asciende a 40 dólares mensuales (900 pesos cubanos). Perseguidos por los comités del partido comunista, sin poder expresarse libremente, obligados, el próximo día 1 de mayo a acudir a la Plaza de la Revolución para celebrar el día del trabajo, ya que, si lo obvian, ese mes no recibirán ni sueldo, ni los productos del racionamiento.

fidelcastropatriamuerte_olgadiaz

Olga Díaz

¿Qué ha dicho Obama de todo esto? ¿Por qué el castrismo es, de repente, menos malo a ojos de Obama? ¿Qué va a ofrecer al pueblo cubano? ¿Ha hablado con Raúl de democracia? ¿Serán algún día los cubanos ciudadanos de pleno derecho en su país?

Por mucho que digan esos titulares de estos días que los cubanos valoran a Obama muy positivamente y que están esperanzados ante los cambios, en primera persona he constatado que no es así. Que se sienten descreídos, cansados, apenados, humillados y prisioneros en ese infierno en el que el paraíso cubano se convirtió hace ya demasiado tiempo. Evadidos en la lectura, la música, el baile y el ron. Con miedo a decir lo que realmente piensan.

Como dicen ellos, supervivientes de una revolución cuyas buenas intenciones se quedaron en el camino, “no nos queda otra que sonreír, no pensar, apretar el culo y gritar ¡Viva Fidel!”

 

¿Quieres saber más sobre Olga Díaz? Olga Diaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s