¿Podemos?

Olga Diaz

Pensaba que podíamos y ojalá pudiéramos. No obstante, empiezo a tener demasiadas dudas. Juro que no proceden de la campaña del miedo en la que el bipartidismo está enrocado. Ni de pensar que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

La ilusión de sus inicios se ha tornado cuanto menos en escepticismo ante los acontecimientos, las declaraciones, el donde dije digo digo Diego que desprende ese tufillo del que aspira a conseguir el poder a toda costa.

15M. La Vanguardia

15M. La Vanguardia

Viví con gran alegría y en primera persona el 15 M. Los primeros días. Aquellas manifestaciones espontáneas consiguieron despertar en mí la esperanza de un cambio real. Vi una sociedad unida por el deseo de cambio, hastiada de los escándalos, de las corruptelas, de las ansias de poder de gobiernos que gobiernan para el pueblo pero sin el pueblo. En aquellas primeras concentraciones no hubo banderas, ni colores políticos, solamente ciudadanos ejerciendo su derecho al descontento. Gente de todo tipo y condición clamando por una democracia real y luchando pacíficamente por la construcción de un país más justo. Mayores y pequeños, pijos y progres, ejecutivos y amas de casa exigiendo que se materializara realmente todo aquello que está escrito en el papel inviolable. La separación de poderes, los derechos al trabajo, a la vivienda, a la sanidad, a la educación, a la dignidad.

Pero mi sueño duró muy poco. Pocas semanas después sólo quedaban colectivos, cada uno con sus consignas, sumándose al carro de una ‘revolución’ que había conseguido la atención mediática tanto nacional como internacional. Se perdió el espíritu sano y renovador de los primeros días y, poco a poco, la gente allí reunida ya no representaba la pluralidad del país, sino tan solo a una parte del conjunto. Se esfumó la cohesión de una sociedad que clamaba por unos gobernantes a la altura. Los objetivos individuales chafaron el gran objetivo común del 15M. Y en ese momento el 15M fracasó y herido de muerte se convirtió en algo que pudo haber sido pero que no fue.

De repente, un partido surge adueñándose de la filosofía del 15 M. Vuelvo a emocionarme, a pensar que es posible, que existen personas jóvenes, preparadas, honestas y decididas a liderar el tan necesario cambio. Las elecciones europeas aumentan mis esperanzas. Es a la gente joven a quienes nos toca ahora tomar las riendas del avance de la sociedad, como nuestros padres lo hicieron en la transición. Es ley de vida. Ahora nos toca a nosotros, a los nacidos en democracia regenerar una democracia que se antoja muy poco demócrata.

periodistadigital

Periodista Digital

 

Pasan los meses y, como durante el 15 M, los acontecimientos otra vez me despiertan de mi dulce sueño dándome de bruces con la realidad. Esos líderes que me enamoraron con su discurso empiezan a mostrar luces y sombras cayéndoseme la venda del amor ciego. Ya no siento mariposas en el estómago sino más bien nauseas.

Aquellos que prometen una democracia real se lucran asesorando a países dictatoriales. Enarbolan la bandera de los derechos humanos pero cobran de regímenes como el iraní. Estos que se antojaban justicieros de las corruptelas de los de siempre también defraudan al fisco. Pedían dimisiones y ahora no cesan a nadie. Decían donar su sueldo a la sociedad y lo revierten en la financiación de su propio partido. Estos que están formados y preparados descalifican e insultan al contrario. Los que arengaban a las masas a luchar reniegan del esfuerzo de quienes lo hicieron en la transición. Aquellos que parecían dar la talla denotan aires de grandeza evidenciando que la cosa les viene muy grande.

Hablan de claridad, transparencia y justicia. Pero actúan de forma ambigua, oscura y torticera.

Estos que dicen ser lo nuevo se parecen demasiado a lo viejo. Lamentablemente.

¿Quieres saber más sobre Olga Díaz? Olga Diaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s