Pedro Sánchez y las ideas de bombero

infoshakers_marcos_25ENE15 copiaNo soy muy de recordar los vestigios del antiguo régimen pero la archifamosa sentencia ¡Al suelo que vienen los nuestros! del ministro franquista, Pío Cabanillas (a la postre demócrata como Fraga) viene que ni pintada para la ocasión. A nadie se le escapa que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha tenido tintes cainitas a lo largo de su historia, pero lo de ahora pasa de castaño oscuro y se sitúa a la altura de la ‘boda roja’ de Juego de Tronos.

A Pedro Sánchez le viene grande el cargo y como la mayoría de sus decisiones políticas tomadas hasta la fecha no han hecho otra cosa que acrecentar la hemorragia interna que sufre el PSOE. No se le ha ocurrido mejor forma de contentar al sector que le proporcionó el apoyo suficiente para quitarle el sillón a Rubalcaba, que tratando de defenestrar a uno de los pocos versos sueltos que le quedan en el partido para situar a un candidato del gusto de los gerifaltes de El País.

El supuesto golpe de autoridad que ha tratado de imprimir la dirección federal del PSOE expulsando de la formación al candidato del Partido Socialista de Madrid (PSM) a la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, supone, bajo mi humilde opinión, la puntilla definitiva para las limitadas aspiraciones electorales de los acólitos de la rosa, no sólo en el territorio entre las dos Castillas, sino para toda la piel de toro.

Lo que seguramente en Ferraz no han calculado correctamente es que toda la dirección del PSM cerrará filas en torno al antiguo alcalde de Parla, desatando la crisis interna más efectista que ha experimentado el PSOE, me atrevo a decir, en su historia. Hasta el insulso Antonio Miguel Carmona ha mantenido la dignidad y la fidelidad al apoyar sin fisuras a Tomás Gómez.

Silueta-550

Por tanto, la consecuencia directa de la decisión de Sánchez ha sido reventar la lista electoral con la que te presentas en la capital de España y en la Comunidad de Madrid a falta de tres meses para las elecciones. No parece ciertamente muy inteligente más si cabe cuando Gómez sea probablemente uno de los pocos líderes con carisma y posibilidades de representar ese espacio de centro entre la ultraderecha del PP y la ultraizquierda de Podemos, que aspira hasta la fecha sin éxito representar el PSOE.

Gómez al ver que cuenta con el apoyo de los hombres fuertes de la federación madrileña no se ha arredrado y ha prometido dar la batalla en los órganos internos de la organización y en los tribunales si es necesario.

¡Hay que joderse! Que me vea yo defendiendo un socialista ante el ataque de otro, pero si Pedro Sánchez se ha atrevido a afear la trayectoria política de Tomás Gómez porque deteriora la imagen del partido ¿por qué no ha reaccionado igual expulsando a Manuel Chaves o José Antonio Griñan? Incluso la mismísima Susana Díaz mantiene entre los cuerpos de su administración a muchos imputados y sospechosos de los ERE’s de Andalucía. Hasta la fecha Gómez ni siquiera ha sido imputado y pese a que algo en torno al tranvía de Parla huele a podrido como en Dinamarca, sólo las presuntas acusaciones policiales filtradas por El País han bastado para que Sánchez lo trate de fulminar.

Ese mismo El País que tiene como base de su redacción a falsos autónomos y que publicó en portada una foto de alguien que se parecía a Hugo Chávez. Ese mismo medio que tan pronto avala las políticas neoliberales del PP, como trata de influir como alcahueta en las decisiones propias de una organización independiente.

Las buenas lenguas del PSM ya hablan de que todo este movimiento se ha producido para colocar como candidato a uno de esos viejos elefantes que pululan entre una universidad tomada por comunistas y un grupo de comunicación que trata de imponer candidatos saltándose las normas internas de un partido. Ángel Gabilondo, hermanísimo de uno de esos popes de la comunicación que ya huele a naftalina y vomita a diestro y siniestro desde su púlpito de oro, parece ser el elegido por la élite de El País y de Ferraz para estrellarse en las elecciones de dentro de tres meses, si los militantes socialistas de Madrid le dejan, claro.

A Tomás Gómez le tienen ganas. Zapatero ya intentó quitarle de en medio y ahora lo va a intentar Pedro Sánchez, un secretario general que para los que no se acuerden pertenecía a la elite de Caja Madrid y que permitió con su voto que saquearan la caja de todos a cambio de una hipoteca con excelentes condiciones. Un político que firma la cadena perpetua con el Gobierno del PP aunque por la mañana decía rechazarla. Un líder del PSOE que secundó los desahucios express ( A Carmona le pusieron la cara colorada el otro día por tratar de revertir esa terrible herencia) y que su único punto a favor es que es alto y bien parecido.

Pedro majo, si muchos vaticinan la pasokización del PSOE, creo que acabas de pisar a fondo el acelerador para que eso ocurra. Por el bien de tu partido espero que te huela el culo a pólvora.

¿Quieres saber más sobre Marcos Garcíainfoshakers_marcos_25ENE15 copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s