¿El principio del cambio?

Olga Diaz

La victoria de Syriza el pasado domingo en las elecciones generales griegas y la investidura de Alexis Tsipras como nuevo presidente heleno se antojan como un posible punto de inflexión en Europa. Los griegos repudiaron explícitamente las políticas de los últimos años auspiciadas por Angela Merkel y sus acólitos de ese trío compuesto por el BCE, el FMI y la CE. La Troika ha dejado bien claro estos años que la democracia en Europa no existe. Aquí manda el capital financiero. En ningún momento se ha tenido en cuenta el interés general de la mayoría de los ciudadanos y sí el de los bancos. Pretenden que sea el pueblo quien abone la fiesta de la liberalización de los mercados y aseguran que es inevitable, que no puede ser de otra manera. La Troika es la evidencia de que esta es la Europa de los mercaderes, donde nada importa la gente ni los pueblos. Que pague los platos rotos quien los rompió, parecen querer decir los griegos.

rtve

RTVE.

Si bien es cierto que los sucesivos gobiernos en Grecia han despilfarrado dinero como si no hubiera un mañana, la llamada deuda griega es un invento de la banca internacional usurera que se antoja impagable, tal y como esta. A veces, da la sensación en determinados medios o foros que la UE ha regalado millones de euros a Grecia de forma gratuita. Nada más lejos de realidad, ya que, tras esos millones se esconde el gran negocio de la deuda con el que la banca de países como Alemania y Francia está haciendo su propio agosto.

Grecia tiene que pagar altísimos intereses por el dinero que ha recibido. Lo más escandaloso y rastrero es que los bancos han prestado un dinero que ni siquiera existe. El denominado depósito fraccionado. Esto consiste en que si tienen un euro pueden prestar siete, más intereses. Ese dinero prestado es una invención contable de la banca permitida por aquellos estados con más peso en la UE y a los que redundan los beneficios de toda esta ingeniería financiera. Como la deuda es impagable económicamente sólo puede ser satisfecha en especies, privatizando bienes reales, empresas, servicios, construcciones, etc., para mayor gloria de una banca internacional de casino que, nunca, jamás, pierde dinero. Las mal llamadas crisis bancarias internacionales son un producto prefabricado en el cual siempre ganan los mismos. Y, también, pierden los de siempre.

europrexx

Europrexx

Ante la sangrante situación que vive Grecia, los griegos han optado por el cambio. A priori no es una mala opción ya que, citando a Aristóteles, si esperas resultados diferentes no puedes seguir haciendo las mismas cosas. Veremos si Syriza consigue hacer políticas distintas y comenzar a cambiar el rumbo de una Europa dominada por el eje franco-alemán. Si puede reestructurar la deuda y atender las urgentes necesidades sociales del pueblo heleno. Si se trata de un partido capaz de comenzar esa era de cambio y de gestionar adecuadamente o si se trata tan solo del espejismo ilusionante donde los griegos han canalizado en masa su desesperanza.

Los griegos tenían que elegir entre morir sentados o intentar morir de pie y, de momento, han optado por la segunda alternativa.

¿Quieres saber más sobre Olga Díaz? Olga Diaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s