La (tercera) vía muerta

La Vanguardia

 

PeterILU

Ahí donde los ven, los dos de la foto están a minutos de despellejarse vivos. Contrastan las sonrisas con lo dramático de la situación que se disponen a constatar: el fracaso de cualquier atisbo de suma de fuerzas entre Unión Progreso y Democracia (UPyD) y Ciudadanos (C’s). Es curioso. Los dos partidos han actuado como si tuvieran alternativa al pacto. A veces estar inmerso en una realidad palmaria supone el peor escenario para comprenderla.

De momento, Albert Rivera lleva la delantera. Sabe que los electores potenciales de los dos quieren el pacto, y ha escenificado con habilidad que él comparte ese deseo. Todo puede formar parte de una ladina estrategia: absorber UPyD por la vía de los votos. Cierto descaro en esa línea, en sus declaraciones posteriores al fracaso, puede jugar en su contra. Lo de Rosa Díez es harina de otro costal. Un ciudadano medianamente informado no es capaz de decir el nombre de muchos más integrantes de su partido que de Podemos. El problema es que entre ambos hay siete años de existencia de diferencia. Lo del personalismo de Díez se repite tanto que es casi un tópico. Pero eso no significa que sea errado.

A C’s hay que reconocerle una cosa: sabe rectificar. No es cualidad muy habitual en el actual escenario político español. Su primera estrategia de asaltar la escena nacional fue un sonoro fiasco. Rebotados tras unos primeros acercamientos infructuosos a UPyD, pergeñaron candidaturas a las Elecciones Generales de 2008. 45.750 votos, un 0’18% del voto emitido.  Aun así, pudo disculparse por su buena voluntad. Intentaron ir con Rosa Díez y ella no quiso. Hicieron lo que pudieron. Lo grave vino un año y pico después. Con los magenta empeñados en no hacerles caso, se sacaron de la chistera una pintoresca candidatura al Paramento Europeo, encabezada ni más ni menos que por Miguel Durán. Libertas, se llamó aquello. Un movimiento paneuropeo acusado de ultraderechista y que provocó significativas deserciones en la formación. Rivera se defendía con ardor, llevado en volandas por Intereconomía. Yo pronostiqué su inminente muerte política. No pude estar más errado. Supo recomponerse. Ha (re)construido un personaje sólido y atractivo.

Estamos hartos de oír hablar de la importancia de los tiempos en política. ¿Se imaginan a UPyD y C’s, anunciando cualquier forma de cooperación, en la misma semana en que conocemos que el listón ético de Podemos está tan bajo como el de sus rivales? Un buen surfero habría hecho virguerías subido a esa ola.

La veterana dirigente de Sodupe está empezando a dar la razón a sus más acérrimos. Ella verá. Pero conviene no desviarse. Las pasadas elecciones al parlamento europeo dibujaron un escenario inesperado. Pero, seis meses después, podemos (perdón) darlo por digerido y empezar a actuar en consecuencia. Aburre leer el documento con el que UPyD ha justificado su posición. Son minucias en comparación con la necesidad creada por las circunstancias. No; Díez y Rivera no tenían opción. Fusión, coalición, lista conjunta… lo que quisieran. Pero unidos. Aunque no quieran. Y aunque les cueste un paso atrás. A veces hay que hacer la de Bruce Willis en Armageddon. Pero sin Aerosmith de fondo.

 ¿Quieres saber más de Peter FallowPeterILU

Anuncios

2 pensamientos en “La (tercera) vía muerta

  1. Comparar la altura del liston de unos ciudadanos que quieren arreglar este desaguisado con una pandilla de saqueadores que han llevado a una gran parte de la poblacion de este pais a la mas absoluta miseria, es vivir en una realidad paralela que no tiene nada que ver con lo que se hoy dia se vive en la calle, de todas formas ya leo que en tu “articulo” puede haber de todo menos imparcialidad, no creo que sea necesario que pidas perdon cada vez que escribas podemos, pero si te sientes culpable y te desahoga mejor eso que otras cosas

  2. Hola! Peter Fallow al aparato. Es, evidentemente, un artículo de opinión y, como tal, defiende unas tesis. Éstas no son, en efecto, demasiado condescendientes con Podemos, aunque se ha intentado no faltar al respeto a nadie. Intento tener el oído muy pegado a la calle, pero apuntaré lo de la realidad paralela. Nunca se sabe. Lo de añadir “con perdón” era un guiño que pretendía ser divertido, pero eso no siempre se consigue. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s