Garabatos!

infoshakers_yoana_17MAR14 (1)Tengas o no la afición de dibujar, estoy segura de que encontraré algunos trazos perdidos entre la lista de la compra, la agenda del trabajo o ese sobre del banco que lleva un mes en la encimera de la cocina. Esta bien, no los llamaremos dibujos, pueden ser garabatos. Pero no se equivoquen, no por ser un garabato carece de importancia.

Cuando garabateamos, expresamos emociones, estados de ánimo, sensaciones. Incluso cuando piensas que siempre dibujas lo mismo, no es así. Puede ser el mismo motivo pero no la misma forma, no el mismo estado de ánimo.

jpeg-3

Si sacamos ahora mismo nuestros libros de la escuela o los apuntes de la universidad los encontraremos llenos de dibujitos por las esquinas, garabatos circulares, florecitas, cuadraditos, monigotes… y seguro que nos viene a la memoria la imagen del profesor, con cara de enfadado, regañándonos por “estar despistados dibujando”. Nada más lejos de la realidad. Si estudiaran un poco más la mente sabrían de la capacidad disociativa del cerebro, es decir, que somos capaces de hacer dos cosas a la vez (hasta los hombres, sí). Pero es más que eso. Si pensamos en los momentos en los que alguna vez nos hemos puesto a garabatear en un papel nos daremos cuenta de que siempre parecen situaciones aburridas: en clase, en una reunión del trabajo, en una conversación telefónica, etc. Y ese momento en el que notamos que comenzamos a perder el hilo, agarramos un bolígrafo y nos ponemos a unir palitos, a juntar círculos, a montar triángulos unos sobre otros… ¿qué estamos haciendo en realidad?. Concentrarnos. Volvemos a traer la mente a la tarea en la que nos estábamos aburriendo. Y sobre este tema, por supuesto, como no podía ser menos, tenemos estudios científicos realizados por la universidad estadounidense de Plymouth (está visto que los americanos cuando se aburren, en lugar de garabatear se ponen a hacer estudios y estadísticas). El experimento consistía en reunir a una serie de personas para que escucharan dos minutos y medio de conversaciones telefónicas. A la mitad de ellos se les dio un papel y un bolígrafo para que pudieran garabatear. A la otra mitad no. Una vez finalizadas las escuchas se les hicieron preguntas a todos acerca de los nombres y los lugares que se habían mencionado en las conversaciones. Se demostró que las personas que estuvieron garabateando, recordaban un 29% más de información que las personas que simplemente escucharon. Así que, podríamos ir a buscar a aquellos profesores para explicarles por qué hacíamos dibujitos en los apuntes, ¿les parece?

jpeg-2

El análisis de este tipo de dibujos, de los garabatos, está muy ligado a la grafología, el estudio de la escritura manuscrita mediante el cual se pretenden sacar conclusiones sobre la personalidad o los estados de ánimo de las personas. Para evaluar estos garabatos hay que observar cinco características en el dibujo; la presión ejercida, el lugar que se escoge para pintar, el tamaño, la repetición de los motivos y las formas.

Con estas cinco pautas se han podido determinar ciertas ideas para describir el significado de los garabatos. Si quieres buscarle sentido a los tuyos coge el último dibujito que hayas hecho y compararlo con estas explicaciones:

jpeg

Si el garabato se compone de rectas, denota que es una persona con energía, dureza, autocontrol, resolutiva, cuya actividad mental predomina sobre las expresiones. Una persona práctica que no suele mostrar las emociones, más bien fría y calculadora.

Si se compone de cuadrados, busca la seguridad, el control. Es alguien con apego y dependencia de lo cotidiano. Precisa de las rutinas para sentir tranquilidad. Necesita orden y no gusta de los cambios.

Los triángulos muestran resistencia, agresividad. Predominio de la razón. Intransigencia y oposición. Es, quizá, una persona ambiciosa que busca el triunfo.

Las cruces suelen dibujarse simétricas, en cuyo caso se muestra una búsqueda de equilibrio o asimétricas (tipo cruz cristiana), lo cual tiene alguna relación con el ‘divino sufrimiento’ que no acabo de entender así que no puedo explicar muy bien.

jpeg-1

Las curvas son sencillas. Personas que se dejan llevar por lo emocional, lo sentimental. Son afectivos y cordiales, buscan agradar. Son suaves y simpáticos.

No confundir las curvas con las espirales, que son muy diferentes. La espiral me recuerda a los rizos de Narciso, y sí, las personas que pintan espirales suelen ser egocéntricas y complejas. Dan muchas vueltas a las cosas y preámbulos a la hora de hablar. Tienen deseo de atención, son narcisistas y probablemente tengan cierta obsesión por alguna idea fija.

Aquellos que dibujan sobretodo círculos, se buscan a sí mismos. Personas envueltas en sus problemas de los cuales les cuesta mucho salir. Conseguir una perspectiva lejana de sí mismos es complicado. Personas de excesiva prudencia, tal vez. Si el círculo viene envuelto en otros círculos, o son círculos rellenos, indican que se trata de un espíritu libre.

Dibujar cosas demasiado negras o muy pintarrajeadas, con demasiadas líneas denotan ansiedad. Obvio, ¿no? Puede que se encuentre en algún momento de estrés o con obsesiones no resueltas.

jpeg-4

Garabatear lento o rápido influye. Si no ejerce apenas presión sobre la hoja, si no hay energía y dibuja lento, es una clara muestra de pasividad. Refleja baja concentración y por tanto se trata de algún momento de depresión o tristeza. Si por el contrario dibuja enérgico y rápido, se trata de alguien emprendedor, en un momento vital. Puede que hasta se pase a la impaciencia, una persona que se precipita demasiado.

También podemos hablar del lugar donde garabateamos. Si escogemos el centro de la página estaremos mostrando una necesidad de atención obvia (a la vez que un desinterés total por los árboles del Amazonas). Si los dibujos se encuentran en la parte superior hay una autoconfianza sobre uno mismo que tira para atrás. Dibujar cerca de los márgenes derechos de la hoja quiere decir que la persona necesita comunicar algo y si se trata de los márgenes izquierdos, al contrario, es una introspección en la que está recordando sentimientos nostálgicos.

El tamaño de los garabatos, indica mucha energía si se trata de elementos grandes, imaginación, creatividad. Se trata de alguien algo imprudente a la hora de tomar decisiones. Le gusta la improvisación y resolver las cuestiones sin irse por las ramas. Al contrario, los pequeños garabatos, muestran una gran capacidad de observación. El que hace dibujitos muy pequeños y detallados es alguien paciente, sereno y equilibrado. Retiene muy bien la información.

El que dibuja flechas busca una meta. Aquel que hace laberintos está confuso, necesita soluciones, respuestas. El que pinta flores, ¡pues es feliz!. Esta claro. Necesita que las cosas acaben bien. Le recomendamos ir al cine a ver películas comerciales. El que garabatea soles es bastante vital y enérgico. Y como siempre se separan también por géneros, podemos añadir una pequeña anécdota que dice que los hombres tienden a realizar garabatos geométricos y las mujeres a dibujar caras y personas humanas. Anotación que podríamos pasar a alguna universidad americana para que nos haga otro estudio. Por el momento nos quedaremos analizando nuestros propios garabatos, podremos prestarles la atención que merecen y así saber algo más sobre nosotros mismos.

jpeg-5

¿Quieres saber más sobre Yoana Novoainfoshakers_yoana_17MAR14 (1)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s