Los gafaplastas dominarán el mundo

IdoILUok

De los creadores de la reflexión sobre “El origen del ‘chonismo‘ abordé otro singular pensamiento. Cuánto durarán los gafaplastas como dominadores de las calles, el periodismo, el humor, los bares … así como los barbilampiños, portadores de camisas con cisnes e ironía costumbrista absurda. ¿Terminarán sometiéndolo todo o será una moda, larga, pero pasajera?

Tengo que decir que, a veces, soy consumidora de este tipo de “programación”, pero una cosa es verlo cuándo y cómo a ti te da la gana y otra muy diferente es soportar sus tejidos en el metro, sus rascadas de barba mientras “diserta sobre la sexualidad de la oruga canora en el bar o se reúnen para “objetaracerca de lo bien o mal que les sienta más o menos pelo en la cara.

UrkelSon costumbristas, hablan sobre las vivencias más o menos absurdas de su vida. Ni Galdós hubiese perdido tanto el tiempo en reflexionar sobre si una noche llevar camisa de leñador o estampado de garrapatas al estilo Urkel. Pero así nos va. Podríamos perder el tiempo en cosas más o menos trascendentales -me incluyo por estos dos post-, pero no. Divagamos y disertamos mientras aguantamos nuestros absurdos comentarios cuando citan -que nunca está de más- a un pensador de El Club de la Comedia.

 

 

En el caso de que se junten un grupo -de lo que antiguamente- llamaríamos pajilleros, aviso que la conversación se cortará de raíz si aparece el tema “Hombres y Mujeres y Viceversa“. Ellos no ven el paralelismo que existe porque ellos son pensadores, son el costumbrismo elevado a la máxima potencia. Unos hablan de las relaciones gafaplastas con “mujeres normales” y los otros hablan en chino. O eso deben pensar.

Hacen gracia, eso sí. Unos, por haber deseado jugar con los estampados de las Chabels hasta los 30 o conseguir que las mujeres les hubiesen mantenido la mirada dos segundos. Y los otros, por no haber retirado de sus cuartos los posters de Ken y Barbie antes de que su primera pretendienta hubiese puesto un pie en su dormitorio.

Ambos prototipos urbanitas llevan demasiado tiempo en el aire.

El problema vendrá cuando esas Mujeres vean normal -si no lo ven ya- los estampados de animalitos, las barbas sin cortar desde la época de Leónidas o que ellos lleven aún más escote que ellas en las discotecas. Será de debacle.

Lo peor de todo es que a mi me remuerde la conciencia por haber dedicado este tiempo de reflexión -sin la mano en la barbilla, ni ajustándome las gafas- en pensar en esto.

Y ellos llevan más de ocho años de moda… Algún día todos estos costumbristas modernos se harán mayores y dominarán el mundo.

 ¿Quieres saber más de Idoia CampoIdoILUok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s