Harry vuelve a conocer a Sally

NEREA DOLARA

Hay poco que decir sobre esta pareja que no sepa, probablemente, todo bicho viviente. “Cuando Harry conoció a Sallyse estrenó hace 25 años y de inmediato se convirtió en una antorcha que iluminaba una cartelera repleta de pelis del género.

1

Esta comedia romántica marcó una era, hizo de sus protagonistas (Meg Ryan y Billy Crystal) dos de los go-to actores para protagonizar historias nacientes de amor y de sus creadores (Rob Reiner y Nora Ephron) dos máquinas de la comedia americana.

El guión de esta comedia romántica, en que Harry y Sally se encuentran tres veces -la primera se detestan, la segunda también y la tercera se hacen amigos- representaba, en palabras de Reiner, las personalidades de sus dos guionistas: uno oscuro y sarcástico, la otra estructurada y positiva: Burns y Allbright no son apellidos aleatorios.

Pero esta comedia no sólo contó una historia de amor que entra en todos los rankings del cine romántico, sino que produjo una serie de escenas que se han convertido en clásicos del cine: el orgasmo fingido de Ryan en Katz Delicatessen (el deli se ha convertido en lugar de peregrinación turística) con su grandiosa línea final: “Comeré lo que ella está comiendo”-que suelta la verdadera madre de Reiner que ese día acudió al set-; toda la conversación sobre la imposible amistad entre mujeres y hombres; las divisiones de la pantalla; las referencias a “Casablanca”; los relatos, basados en historias de amor reales, de parejas de ancianos que se intercalan con la narración … y, claro, el discurso del final (es un requerimiento de toda rom-com, el discurso del protagonista masculino cuando descubre, finalmente, que ama a la chica) que se ha convertido en uno de los más memorizados y mejor escritos del género.

2

En fin, esta es una vieja película y pertenece a un nicho que ha sido tan explotado que ya constituye, en la mayoría de los casos, sinónimo de aburrimiento y viejos estereotipos. Pero lo cierto es que “Cuando Harry conoció a Sally” se merece una visita con la perspectiva de hoy… se mantiene con la cabeza alta, el humor intacto y una capacidad de conmover que recuerda a esos tiempos en que no nos habíamos traumatizado con Katherine Heigl y sus vestidos de dama de honor, Jennifer Aniston o Cameron Díaz viviendo una juventud forzada o Jennifer López haciendo un intento en el cine. Harry y Sally sobreviven el paso del tiempo. Una historia de amor, como las que intercala la película, que sigue viva después de 25 años.

Escena memorable 1

Escena memorable 2

¿Quieres saber más sobre Nerea DolaraNEREA DOLARA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s