Almas frágiles

NEREA DOLARA

Es difícil encontrar adjetivos para calificar una historia que logra una titánica tarea: representar la realidad sin artificio (sin artificio visible… que es cine, no una cámara escondida) o lograr que eso parezca. Esta no es una película tan reciente, de hecho es de 2013, pero gracias a las eficientes labores de distribución de las grandes compañías no ha tenido espacio en salas. Alabanzas saltaron en las reseñas de medios internacionales y su protagonista, la joven Brie Larson, fue incluso postulada por alguno como una candidata obligatoria al Oscar (si el Oscar midiese calidad y no calidad o fama o taquilla o temática o “la escena con la que te nominan al Oscar”: véase Meryl Streep en todas las escenas de “Agosto”). El nombre es “Short Term 12” y el director -es su segundo largometraje- es Destin Cretton.

 

short_term_twelve-cartel

La sinopsis es la siguiente: Una trabajadora social en sus veintitantos trata con jóvenes problemáticos menores de 18 años en una casa de acogida temporal. Con esa premisa el melodrama está a mano, tan a mano que se supone complicado evadirlo. Porque no sólo son los chicos los que vienen de hogares problemáticos, lo son también sus cuidadores, ya con más herramientas para lidiar con su pasado pero aún vulnerables. El resultado, sin embargo, es un drama silencioso y cotidiano; una especie de regalo en que se nos deja entrar a las vidas de estas personas lastimadas y verles desarrollar confianza (o perderla) en vías de vivir una vida mejor. Aquí nadie tiene la ventaja. Larson y sus compañeros manejan cierto nivel de poder para mantener el orden, pero en realidad son sólo figuras de apoyo para chicos y chicas carentes de afecto y confianza. La relación que establecen es sanadora en ambas direcciones.

Durante el primer tercio de la película sólo nos encontramos con esta rutina diaria, conocemos a estos diversos chicos, con sus diversos traumas, e invertimos en la frágil pero poderosa relación que tienen con Larson y los demás trabajadores del centro. Tenemos la ventaja (buen uso de este artificio de guión) de la llegada de un nuevo miembro del equipo, que sirve de excusa para exponer en pocos segundos la dinámica del refugio. Y digo invertimos porque la película podría ser sólo ver este desarrollo y ya valdría la pena, pero no es así. Suceden más cosas, cosas que desvelan características de los personajes que los hacen más humanos.

short_term_12

Lo cierto es que el estilo de Cretton es discreto, cercano, cariñoso con sus personajes. Y saca de sus actores interpretaciones tan cercanas a lo natural que no extrañaría que estuviesen contando sus verdaderas historias.

Esta es una pequeña joya de ese cine indie que no tiene oportunidad de llegar a los cines (uno mucho más indie que “Little Miss Sunshine” o “Juno”) pero que encuentra su camino hacia el espectador que quiere verlo. Tiene un alma noble y tierna; una capacidad de, en medio de la adversidad, generar una sensación de paz. No pretende nada más que contar su historia… pero, cuando llega al The End, ha logrado mucho más.

PD: Desventaja de no tener distribución… nada tiene subtítulos.

Escena memorable

Trailer

 

¿Quieres saber más sobre Nerea DolaraNEREA DOLARA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s