Eternos amantes

NEREA DOLARACrepúsculo” y “True Blood” nos han mostrado, recientemente, las caras más ñoñas (en la historia de Stephanie Meyers brillan bajo el sol… poco que agregar) y perversas de los vampiros. Sí, esos seres inmortales (porque el sol y las estacas son poco frente a sus poderes) siempre fascinantes para lectores y espectadores se han reciclado de todas formas posibles en los últimos tiempos. No de todas, realmente. Sólo hay que dejar en manos de un director como Jim Jarmusch a estas criaturas de la noche para que su vigencia se renueve y su atractivo se dispare… pero no de la manera en que tradicionalmente sucede.

8 only lovers2Only Lovers Left Alive” significa el regreso de este peso pesado del indie americano, que últimamente había seducido poco a sus seguidores. En resumen la historia se centra en Adam (Tom Hiddlestone) y Eve (Tilda Swinton), una pareja de centenarios vampiros. Relatar la trama de la simple, pero fascinante historia de estos dos embriagadores personajes sería inútil y demasiado revelador, a la vez que simplista.

Jarmusch logra dar la vuelta al mito del vampiro. Inmortales y enamorados de la cultura, del aprendizaje, de la historia y de la belleza, viven en un mundo lleno de humanos, o “zombies”, como los llama Adam, incapaces de valorar lo que para ellos hace que valga la pena existir durante siglos. “Tienen miedo de su propia imaginación”, suelta Adam más con desesperación que con desprecio. Es, también, la propia autodestrucción de los “zombies” lo que ha acorralado a los vampiros, que deben recurrir a camellos muy variados para encontrar sangre libre de las impurezas consecuencia de la vida moderna.

8 only lovers

“Only Lovers Left Alive” es un canto a la creación y la belleza que existen en el mundo, rodeadas de rutina, smog y producción en serie. Utiliza la vejez de sus protagonistas, sus experiencias vividas durante siglos, para reflexionar sobre el hombre, su potencial y sus fracasos. Desde dos puntos de vista, uno pesimista, otro optimista, Adam y Eve se acompañan en su paso por este mundo, siempre dispuestos a maravillarse u horrorizarse, como si no tuviesen la capacidad de aburrirse, como si no hubiesen mirado nunca. Los amantes del título son ellos, pero no sólo se aman el uno al otro, aman objetos (la película es un deleite de guitarras de colección y ediciones antiguas de libros), sonidos, palabras, historias, seres vivos, ciudades muertas…

Tienen los nombres del primer hombre y la primera mujer y, como ellos, se mueven por su entorno con los ojos curiosos de quien acaba de llegar y percibe todo como algo nuevo, desnudos y dispuestos; pero también lo hacen con la sabiduría del tiempo, una falta absoluta de excesos y una hermosa melancolía. Adam y Eve son un espejo, un antónimo admirable de la real vida cotidiana, tan llena de aburrimiento, iPhones y silencios, tan repleta de hombres y mujeres incapaces de mirar, ni por un segundo, la belleza que se esconde tras la repetición de sus días.

Escena memorable:

Trailer:

 

¿Quieres saber más sobre Nerea DolaraNEREA DOLARA

Anuncios

Un pensamiento en “Eternos amantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s