Un Planeta Imaginario

infoshakers_yoana_17MAR14 (1)Seguro que la mayoría de mis compañeros treintañeros recordarán aquel surrealista programa infantil cuya sintonía de entrada era la Arabesca de Debussy, “El Planeta Imaginario”. Una de esas exquisitas joyas que nos dejó la televisión de los años ’80. En eso estaba yo pensando cuando me di cuenta de que hoy en día vivimos realmente así, en un planeta imaginario. Todo lo que nos rodea en este momento y a lo largo de nuestras vidas ha sido inventado por alguien. Cada electrodoméstico, cada objeto, cada institución fue diseñada por alguien. Cada sistema, cada tecnología, cada ciudad fue construida por alguien. El mundo entero, tal y como lo conocemos, ha sido imaginado por la mente de miles de cerebros. Así que podríamos atrevernos a dar la pincelada a la gran frase de Descartes para decir que “Imaginamos, luego existimos”.

Es curioso pero, tal vez, y sólo tal vez, sea la propia creatividad la causa de que estemos dejando en desuso nuestra imaginación porque… inventamos cientos de aparatos mecánicos, utilizando ésta habilidad, con el objetivo de facilitarnos la vida, es decir, de trabajar menos, y por tanto de imaginar menos. Hemos pasado ya tanto tiempo sentados, dejando que las máquinas funcionen por nosotros, que pensamos que la creatividad es “algo para unos pocos”. A veces me da por preguntar, cuando me encuentro entre un grupo de amigos: “¿cuántos de vosotros os consideráis creativos?”. Y te sorprenden las respuestas, pues la mayoría piensa que la creatividad es algo que corresponde a los publicistas, a los artistas, a los escritores o pintores… Pero amigos, ¡la creatividad es una habilidad humana!, y puede desarrollarse al igual que defines tus perfectos músculos en el gimnasio a base de levantar pesas. ¿No sería estupendo que existieran gimnasios para la creatividad?

Yoana Novoa.

Yoana Novoa.

Todos somos creativos por naturaleza. Bueno, estupendo, y entonces, ¿por qué no amanecemos cada mañana con miles de ideas? Básicamente por tres motivos.

  1. Crear cuesta un esfuerzo. Pensar gasta energías. Hay que tener ganas y encontrar la motivación. Seguramente lo más importante en la vida sea descubrir la vocación de uno mismo. Eso que se te da tan bien y en lo que disfrutas trabajando. Cuando lo encuentras y te dedicas a ello es cuando pondrás pasión y creatividad en desarrollarlo cada vez más.
  2. El miedo. Es difícil encontrar una idea que se ajuste a las posibilidades. A veces se nos ocurren grandes ideas que nos asustan y pasamos de ellas porque pensamos que no seremos capaces de conseguirlas. Y al contrario, si la idea es muy pequeña, no merece la pena dedicarse a ella.
  3. ¿Con qué lado del cerebro pensamos? Pues la mayoría del tiempo con el lado racional. Nos pasamos el día previendo las cosas que debemos hacer, las tareas, organizando el trabajo, la vida en casa, las vacaciones, las obligaciones… pero para usar la creatividad, señores, hay que dejar funcionar al lado irracional, al de la improvisación… al de la casualidad.

Y como todo esto nos resulta complicado, al final recurrimos al pasado y volvemos a hacer lo de siempre. La solución más fácil es dejarlo pasar y que nada cambie. Pero si lo pensamos mejor nos daremos cuenta de que la creatividad puede mejorar nuestras vidas. Seguro que alguna vez todos hemos necesitado un par de muletas para caminar por habernos roto un tobillo o por una esguince. Seguro que no te habías dado cuenta de lo creativo que eras cuando buscabas la manera de meterte en la ducha o de alcanzar las galletas con las pinzas de la ensalada. Seguro que alguna vez viste algo especial donde nadie era capaz de fijarse. Seguro que generas alternativas cuando hay problemas. Seguro, seguro,… que tu imaginación tiene ganas de despertar. Si te animas a recuperar este gran vicio te diré un par de claves:

– No digas que no a los retos. ¡Quien no apuesta no gana!

– Recopila información, aprende, documéntate sobre el tema.

Relájate, deja que fluya, así es como llega la inspiración. Pero que te pille trabajando, como bien anotaba Picasso.

– Duerme. El cerebro necesita recargarse igual que tu móvil.

– Lleva siempre un cuadernito donde apuntar. Las ideas llegan siempre sin avisar.

– Y sobre todas las cosas: Cree en ti. La mayor fuerza la llevas dentro. No dejes de inventar.

¿Quieres saber más sobre Yoana Novoainfoshakers_yoana_17MAR14 (1)

Anuncios

2 pensamientos en “Un Planeta Imaginario

    • Muchas gracias Clara. Así como invito a todos a expresarse dibujando y creando yo trato de aprender a hacerlo en palabras. Me alegra saber que puedan dar ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s