It’s not unusual (Canciones para escuchar con atención II)

PeterILULa radio ha conseguido que no valoremos las canciones. Me explico. Radiofórmulas como M80, Rock FM o Melodía FM machacan tan a menudo temas inmortales que han conseguido que los escuchemos sin reparar, como es debido, en su calidad. Para evitarlo les propongo un ejercicio. Consiste en ir rescatando, de vez en cuando, alguno de esos temas y hacer el esfuerzo de escucharlo con toda la atención. No como si fuera la primera vez… pero casi. Impedir que sean un hilo musical mientras llegamos a nuestra salida de una gran carretera de circunvalación, y paladearla como se merece.

Vamos a olvidarnos de Carlton Banks. Cuesta, sí. Pero es necesario hacerlo para disfrutar, en su justa medida, de la presente canción. Una joyita de dos minutos exactos -¡qué maravilla!- que catapultó a la fama a un cantante único. Tom Jones. Sí, no me miren así. Que se haya convertido en el rey de Las Vegas no va a ser motivo de desdén. ¡Menudo esnobismo! Lo del “tigre de Gales” no es el típico remoquete puesto así, al tun tun. Jones canta con la fuerza de un felino.

Como suele ocurrir en estos casos, nuestro hombre no era la primera opción para el tema. Les Reed y Gordon Mills escribieron la canción pensando en Sandie Shaw. Ésta la rechazó. ¿Cómo habría sonado en su voz? ¿Habría sido el éxito que hoy conocemos? Poco importa. El caso es que Tom Jones se abalanzó -como un tigre, sí- sobre la tonada. La grabó a finales de 1965. Un éxito instantáneo que justifica por sí solo toda la larga carrera posterior de su intérprete.

tomj1

¿Qué dice la letra? Como en la mayor parte de las grandes canciones de la Historia, poca cosa. Al protagonista no le parece raro ponerse triste cuando la persona con la que tanto se divertía antaño hace ahora lo propio… en compañía de otra persona. La vida misma.

La rimbombante melodía tiene en el vozarrón de Tom su mejor aliado. La manera en que dice “go OUT” es memorable. Por eso, no es de extrañar la machacona presencia de It’s not unusual en eso que, pedantemente, se llama “cultura popular”. Carlton acapara el 99% del recuerdo que tenemos de la canción. Pero no sería justo pasar por alto la presencia que tenía en Cosas que nunca te dije (Things I’ve never yould you, Isabel Coixet, 1995). O la desopilante aparición del propio Jones en Mars Attacks! (Tim Burton, 1996), cantándola en el desenlace, rodeado de animalitos.

Este verano, Tom Jones parará en España. El 30 de junio estará en Barcelona. El día siguiente, en Madrid. Y, ya en agosto, en el Starlite de Marbella. Servidor pudo disfrutarle allá por el San Isidro de 2000, en pleno apogeo del Sex Bomb. Los años pasan. El bueno del tigre contará para entonces con 74 primaveras. Dicen que hay trenes que sólo pasan una vez en la vida. Ustedes verán.

 ¿Quieres saber más de Peter FallowPeterILU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s