El mismo derecho

IdoILUok“Exigimos que el Gobierno español acate la ley, no cabe someter a condición alguna ni de arrepentimiento, ni de desarme, ni de perdón, el respeto a unos derechos fundamentales“, han sentenciado los abogados Aiert Larrarte y Alberto Zenón, de los presos de ETA.

Tienen razón, no existe la obligación de arrepentirse y sí el derecho de no arrepentirse. Eso es la libertad. Tampoco existe la obligación de perdonar y el derecho de no hacerlo. Ningún Juez o Gobierno puede imponer a nadie que se arrepienta de un hecho o perdone al verdugo.

Los letrados de los terroristas explicaron que los etarras mayores de 70 años y los enfermos han iniciado los procedimientos legales para lograr su traslado a las cárceles del País Vasco o su puesta en libertad directamente. Además afirmaron que “no contemplamos que se dé una respuesta negativa a estas peticiones porque sería ir en contra de la ley, contra el ordenamiento jurídico y contra los derechos humanos“.

Es como si se le exigiese a un perro aprender a comer con cuchillo y tenedor. De donde no hay no se puede sacar. El perro sabe comer, es inherente a su existencia, pero hacerlo en una mesa, con mantel… eso ya es otro cantar.

Es más, la hipocresía y los juegos de palabras de ETA siempre han estado presentes. Acaso ¿las víctimas y la ciudadanía prefieren que los etarras salgan anunciando a bombo y platillo su arrepentimiento, su necesidad de pedir perdón y a los cuatro días sigan homenajeando a los etarras caídos, y el largo y mismo etcétera de siempre?

La ley es el molde legal por el que se deberían regir todas las personas, pero no dirige las creencias, los arrepentimientos o la obligación de perdonar.

La mayoría de personas -en su sano juicio- no asesinarían por una idea política. El mismo derecho tienen los etarras a no arrepentirse, como lo tienen las miles de víctimas del terrorismo vasco a no perdonar nunca. A mirar desde fuera cómo se desarrolla la vida en Euskadi y a dejar de mirar hacia atrás para ver si su vida peligra.

La ley no puede exigir nada moralmente, como no se puede exigir a un burro que aguante la chapela sin tirarla. Es el mismo derecho, el de la libertad.

 ¿Quieres saber más de Idoia CampoIdoILUok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s