Al volante, sólo hacia delante (I)

KaramILUEl otro día, al abrir mi correo, veo que me salta una alerta con una nota de prensa del Real Automóvil Club de España, o RACE como muchos de vosotros lo conoceréis mejor, en la cual citaba un estudio realizado en conjunción con las petroleras BP y Castrol sobre las distracciones más comunes al volante. Siendo sincero, esta nota no podría haber sido más oportuna, primero, porque unos pocos días antes, mi círculo cercano y yo estuvimos intercambiando impresiones sobre cómo conduce y lo que hace cuando se sienta al volante cada uno y segundo, porque me servía de perfecto complemento al reciente artículo sobre la conectividad.

Según un informe de la DGT, las distracciones al volante “suponen más del 30% de los accidentes”. De hecho, en 2011, el 39% de los accidentes (32.500) fueron causados por distracciones, provocando 904 defunciones y 4.600 heridos. El año pasado, la cifra fue más escalofriante, ya que de los 1.010 accidentes mortales, 517, el 51%, tuvieron como principal factor la distracción. La DGT explica que estos siniestros se deben a que “los automovilistas se sienten más relajados a medida que van adquiriendo experiencia y tienden a dedicar el tiempo que pasan en el coche a otras actividades. Además el ritmo de vida actual a veces nos obliga correr riesgos innecesarios en los vehículos…”.

A continuación, los principales factores de distracción y, al mismo tiempo, los más necesarios de evitar en la medida de lo posible:

Manejo de Navegador, radio CD/DVD, etc

Aquí es donde existe mayor contradicción en el código de circulación ya que pena con multas de 200 euros y 3 puntos por manipular en marcha del navegador omitiendo cualquier aspecto relacionado con la radio. Bien es cierto que muchos vehículos ya poseen mandos en el volante para cambiar de emisora o de fuente de sonido, pero ¿quién no ha cogido alguna vez  un CD de la caja, lo ha sacado y lo ha introducido en la ranura? Por cada segundo de distracción el coche recorre 30 metros pero, partiendo de la base que hay pocos coches en la carretera que estén perfectos, el estado de los mismos (neumáticos, discos, pastillas) provoca que esta distancia sea mucho mayor.

Así, a 100 km/h son necesarios 51 metros para detener un coche desde que reaccionamos ante la distracción. Así, tanto el RACE como la DGT recomiendan que el acompañante sea el que manipule el navegador o la radio mientras que si se viaja solo, hacerlo con el coche parado y en un lugar seguro (antes de emprender el viaje, en una estación de servicio, en un área de descanso, etc.). En este punto, me gustaría hacer una llamada de atención extra a todos los que conducen con cascos, una práctica totalmente irracional ya que no son conscientes de que están perdiendo uno de los sentidos más valiosos a la hora de conducir y que reduce por completo la atención.

Distraccion GPS

Usar el navegador en marcha está penado con 200 euros y 3 puntos del carné, sin embargo, cambiar de emisora o CD queda impune.

Uso del teléfono móvil

Es una de las tareas más peligrosas, ya que según los diferentes estudios realizados, el uso del teléfono móvil al volante (atender una llamada, editar mensajes, responder al WhatsApp, etc) multiplica por cuatro las posibilidades de sufrir un accidente. La mayoría de los conductores es consciente de su peligrosidad, aunque la realidad es diferente, ya que casi la mitad de los encuestados, un 46%, también admite haberlo hecho alguna vez.

Al respecto, la DGT recomienda a los conductores que a la hora de ponerse al volante se abstengan de manipular el teléfono móvil, menos aún de leer mensajes, ‘tuits’, etc,  y usarlo sólo en caso de emergencia y en un lugar seguro (estación de servicio, gasolinera, área de descanso, etc.), o bien, mediante el Bluetooth, pero siempre con gestor de voz que nos reconozca fácilmente y con el que no tengamos que repetir 100 veces “llamar a casa” y que el sistema entienda “domar la pasta”, por ejemplo.

Es la distracción más convencional y quizá la peor ya que no sólo se pierde tiempo marcando el número, sino que, dependiendo de la conversación, nuestro estado de ánimo puede variar viéndose reflejado en la conducción.

Es la distracción más convencional y quizá la peor ya que no sólo se pierde tiempo marcando el número, sino que, dependiendo de la conversación, nuestro estado de ánimo puede variar viéndose reflejado en la conducción.

Cansancio, fatiga y sueño

Estos son algunos de los factores de riesgo directamente relacionados con las salidas de vía o invasión del carril contrario. Si se va a realizar un viaje largo la DGT recomienda descansar y dormir bien el día antes de emprender un viaje largo, así como parar cada dos horas o cada 200 kilómetros (recordemos que lo importante es llegar). Afortunadamente, en los últimos años, han proliferado los detectores de fatiga. Volkswagen fue uno de los primeros en equiparlo, ahora ya son varias las marcas: Ford, Seat, Audi…

Fabricado por Bosch, este sistema interpreta si los movimientos del volante son más acusados o  anómalos, mandando inmediatamente un aviso visual y sonoro al conductor a través del cuadro de instrumentos (o del ordenador de abordo).  Asimismo, hay que hidratarse y comer comida ligera, y evitar atracones y alcohol, que pueden incidir en la aparición de la somnolencia aún más rápido. También es recomendable aclimatar el habitáculo con una temperatura agradable y nunca ir demasiado abrigado y con ropa incómoda.

Es necesario estar completamente descansado cuando nos ponemos al volante. Para evitar la fatiga, Bosch desarrolló un detector de la misma que avisa al conductor mediante una alerta visual y sonora. Volkswagen fue la primera en incorporarla aunque le han seguido otras marcas.

Es necesario estar completamente descansado cuando nos ponemos al volante. Para evitar la fatiga, Bosch desarrolló un detector de la misma que avisa al conductor mediante una alerta visual y sonora. Volkswagen fue la primera en incorporarla aunque le han seguido otras marcas.

Falta de sentido común

Al final cada uno es dueño de sus actos y cada conductor tiene que ser consciente de que sus actos pueden estar distrayéndole. Uno ha de ser 100% responsable cuando tiene el volante entre las manos, de ahí que en este grupo de factores se incluyan evitar la ingesta de alcohol, algún tipo de droga.  El exceso de confianza en la ruta ya conocida también es otro factor humano. El conductor se relaja porque conoce el camino; lo que no sabe, es que ese camino pueda estar interrumpido por una obra o un atasco inesperado.

En este punto, podría meter el exceso de velocidad, lo voy a hacer dada la normativa de nuestro país, pero tengo que romper una lanza en su favor. Un servidor ha circulado por las carreteras alemanas sin límite de velocidad (las Autobahn) y, circulando a 180 km/h he ido más atento que haciéndolo a 110 km/h. Aquí entra el sentido común, como bien digo, de cada uno ya que no es necesario mantener la aguja en los 250 km/h (más que nada porque te ‘bebes’ el depósito casi sin darte cuenta), pero sí es cierto que nuestros sentidos se agudizan y vamos más alerta…

Hasta aquí los puntos de distracción más importantes cuando uno se sienta a conducir, en pocos días, los siguientes, no por ello menos importantes. Recuerda “Shaker”, al volante, siempre hacia delante.

¿Quieres saber más de Karam El ShenawyKaramILU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s